El potencial de la Cuarta Revolución Industrial

Inicio > Noticias > El potencial de la Cuarta Revolución Industrial

Informe Industria 4.0

La Industria 4.0 ha ampliado las posibilidades de transformación digital y ha aumentado su importancia para toda organización. Combina y conecta tecnologías digitales y físicas (inteligencia artificial, internet de las cosas, robótica, computación en la nube entre otros) con el fin de generar empresas más flexibles, receptivas e interconectadas, capaces de tomar decisiones más informadas.

La transformación digital no puede suceder en el vacío; no termina simplemente con la implementación de nuevas tecnologías que se dejan funcionando. Más bien, la verdadera transformación digital suele tener profundas implicaciones para la organización: Afecta la estrategia, el talento, los modelos de negocios e incluso la forma en que está organizada la empresa.

Mientras Deloitte intenta comprender cómo las empresas están invirtiendo en la Industria 4.0 para permitir la transformación digital, realizamos una encuesta global a 361 ejecutivos en 11 países. Nuestra encuesta global se centró en las compañías de manufactura, energía, petróleo, gas y minería, examinando cómo y dónde están invirtiendo, o planeando invertir, en la transformación digital; algunos de los desafíos clave que enfrentan al hacer tales inversiones; y cómo están configurando su estrategia técnica y organizativa en torno a la transformación digital.

Los resultados de nuestra encuesta parecen confirmar la fe que los líderes están depositando en la transformación digital, tanto en términos de capital humano como financieros. Durante este extenso proceso de cambio, pueden surgir algunas “incoherencias” o “paradojas” que reflejan las brechas entre dónde está actualmente una empresa y dónde pretende estar.

La paradoja de la estrategia

Casi todos los encuestados (94%) indicaron que la transformación digital en una organización es imprescindible. Sin embargo, solamente el 68% de los encuestados y un 50% de los CEOs la ven como una vía para la rentabilidad. Este dato indica que, aunque los encuestados asocian las mejoras operacionales con el crecimiento estratégico, no asocian necesariamente la transformación digital con el crecimiento de los ingresos que resultan de nuevos productos o modelos de negocios. Muchos ven la transformación digital como una inversión defensiva en lugar de verla como una herramienta de innovación para hacer crecer su negocio.

La paradoja de la innovación

Los ejecutivos indican que las iniciativas de transformación digital están principalmente enfocadas a la mejora de la productividad y los objetivos operacionales, es decir, que utilizan la tecnología para completar tareas ya existentes de forma más eficiente. Un mayor crecimiento en innovación puede atraer un retorno positivo de la inversión (ROI)

La paradoja de la cadena de suministro

Los encuestados identifican la cadena de suministro como la principal área de inversión en el futuro, priorizada por un 62% de los encuestados (le siguen planning con 51% y marketing y product design, ambos con un 50%). Sin embargo, solamente el 34% de ellos tiene la perspectiva de la cadena de suministro como posible instrumento para innovar. De hecho, solo el 22% de los responsables de la Cadena de Suministro (CSCO) juegan un papel clave en la toma de decisiones sobre transformación digital.

La paradoja del talento

Los ejecutivos informan que se sienten bastante seguros de que cuentan con el talento adecuado para respaldar las transformaciones digitales, pero también parecen admitir que el talento plantea un desafío desconcertante. De hecho, solo 15% de los encuestados indicó que necesita alterar dramáticamente la composición y conjuntos de habilidades. Sin embargo, al mismo tiempo, los ejecutivos apuntan a encontrar, capacitar y retener al talento adecuado como su principal desafío organizativo y cultural.

Más acerca del estudio

Para comprender cómo están invirtiendo las empresas en la Industria 4.0 para permitir la transformación digital, Deloitte realizó una encuesta global a 361 ejecutivos, en 11 países de América, Asia y Europa. La encuesta se realizó en la primavera de 2018 por Forbes Insights, y obtuvo información de los encuestados en aeronáutica y defensa, automotriz, químicos y materiales especializados, fabricación industrial, metales y minería, petróleo y gas, energía y servicios públicos. Todos los encuestados tenían un nivel de director o superior, incluidos los CEO’s (4%), CFO (13%), COO (9%), CDO (5%), CIO (7%), CTO (5%), CSCO (4%) , Presidentes de Unidades de Negocios (5%), EVP / SVP (7%), Vicepresidentes (11%), Directores Ejecutivos / Directores Principales (9%) y Directores (21%). Todos los ejecutivos representaron organizaciones con ingresos de $500 millones o más, con más de la mitad (57%) provenientes de organizaciones con más de $1 mil millones en ingresos.

Fuente: Deloitte.com